En Vacaciones: ¿Turismo monumental? (II)

sep 2, 2015 by     No Comments    Posted under: Tendencias turismo

mundo2En el post de la semana pasada tratábamos la duda que nos asalta en vacaciones a la hora de elegir un lugar donde descansar o un sitio de interés turístico de esos que -nos dicen- hay que visitar alguna vez en la vida (y que suelen  aumentar en número año tras año). En dicho post nos centrábamos en las ventajas de elegir un espacio para el relax, basándonos en las necesidades de descanso y de desconexión que todo cuerpo humano requiere.

Sin embargo, en este segundo post vamos a quedarnos con el “remordimiento” de gastar nuestras vacaciones en descanso y vamos a escoger las ventajas de acudir a un lugar top de los que tienes que ver para que no sufrir el síndrome del “no turista”: ese que consiste en que todo el mundo hable de un lugar, completamente fashion y magnífico pero que tú: ¡no conoces!

Así que en esta ocasión elegimos el selfie en la Torre Eiffel, en la Estatua de la Libertad o en la Catedral de Venecia y nos olvidamos –con cierto pesar- de la fotografía de nuestros pies en la arena de la playa. Escogemos pasear buscando puntos de interés turístico y señalándonos en el mapa, tan sumamente orgullosos como si estuviéramos completando una gymkana, aunque –si lo pensamos detenidamente- puede que la estemos realizando…

(II) Turismo Monumental. La alternativa número dos: hoy exponemos las ventajas de elegir en nuestras vacaciones la visita a un lugar de interés turístico. Poder conocer su cultura, sus monumentos, sus principales emplazamientos… Y es que viajar nos enriquece ¡y mucho! Nos ayuda a entender a los otros, a saber que hay diferentes formas de ver la vida, a recordar los grandes errores y los grandes logros de la humanidad. Viajar nos permite aprender y nos ofrece volver a nuestra vida siendo un poquito más sabios.

Ampliar el mundo que conocemos es positivo y necesario. Es muy beneficioso invertir nuestros días de vacaciones en conocer diferentes emplazamientos, ¡hay tantos lugares que merece la pena ver!… Por eso, hoy os comentamos los puntos positivos que vemos en esta opción:

  • Descubrirás infinidad de sitios que te enriquecerán por su belleza y por todo lo que te transmiten: puedes llorar ante el Guernica, remar en Venecia, transportarte a otra época en el Coliseo, sentirte en una película en NuevaYork…
  • Desconectar de la rutina de es revitalizante y, además, te ayudará a superar ese miedo que tenemos todos a lo desconocido.
  • Abrir tu mente a otros mundos, a otras tradiciones, a otras maneras de vivir… amplía tu visión sobre todo lo que te rodea.
  • Además te ayuda a poder entender y respetar otros puntos de vista.
  • Todo este conocimiento del mundo hace que te vuelvas más solidario y más comprensivo: ves que hay semejantes que están mejor y peor que tú.
  • También conoces gente nueva, al viajar interactúas con nuevas personas, aunque sólo sea al preguntar por una calle o por el plato típico de la zona ya tratas con otras realidades.

Así que: ¡viajar enriquece! ¿Qué lugares eliges para tus visitas monumentales?

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

You must be logged in to post a comment.